domingo, septiembre 25, 2016

El gran ordenador cuántico: Qué hacen la NASA y Google con su nuevo ‘juguete’

Daniel 12;4 El tiempo del fin  Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará. 

Este año, la NASA, en colaboración con Google, adquirió el ordenador cuántico más grande del mundo a fin de “dar solución a los mayores retos de la informática”. Pero, ¿qué planean hacer con este potente y revolucionario aparato?
 El Laboratorio Cuántico de Inteligencia Artificial, ubicado en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en California, cuenta con el ordenador cuántico de la empresa canadiense D-Wave Systems. George Dvorsky, editor colaborador del portal io9, ha hablado con Rupak Biswas, uno de los principales responsables del proyecto, sobre los grandes planes para la computación cuántica, como la gestión de grandes repositorios de datos, el desarrollo de esquemas de cifrado difíciles de ‘hackear’, la coordinación de vehículos robóticos en el espacio, el control del tráfico aéreo o la predicción del tiempo. 
“En efecto, los sistemas cuánticos tienen el potencial, al menos en teoría, para cambiar irrevocablemente la evolución de la computación”, recuerda el autor del artículo. “A diferencia de los ordenadores tradicionales a base de silicio […], estos sistemas aprovechan los efectos de la mecánica cuántica […], lo que les permite encontrar en un instante todas las soluciones posibles a un problema concreto”, escribió Dvorsky. 
“La computación cuántica ha generado mucho interés recientemente, sobre todo acerca de cómo se puede utilizar el ordenador cuántico D-Wave para resolver interesantes problemas”, explicó Biswas, agregando que la máquina empezó a funcionar en septiembre de este año. 


En la actualidad, el equipo de Biswas está estudiando tres aplicaciones muy básicas, entre ellas una que serviría como agenda para los astronautas que están en órbita. El experto de la NASA explicó que los astronautas se enfrentan a “problemas de optimización de energía que un sistema cuántico podría resolver”. 
El científico explicó que también están buscando programar la mala coordinación de los trabajos en las supercomputadoras, y que la tercera tarea, de momento, es desarrollar una aplicación que ayude a explorar las grandes cantidades de datos obtenidos por Kepler y otros telescopios espaciales para identificar exoplanetas. Biswas subrayó que estas aplicaciones ofrecerían soluciones a problemas más pequeños, pero que en el futuro se podrían extrapolar para dar solución a problemas de gran envergadura. 
A la pregunta de cuáles son los problemas a los que se refiere, Biswas empezó señalando que se está trabajando para encontrar la mejor forma para guardar los datos científicos de la NASA sobre la Tierra, ya que tienen el mayor depósito del mundo de datos de observación de todo tipo. 
La NASA también está muy involucrada en el desarrollo de la próxima generación de sistemas de control de tráfico aéreo, no solo para vuelos comerciales, sino también para vuelos de carga y no tripulados. En la actualidad, gran parte de estas tareas de control se llevan a cabo de forma centralizada, pero en etapas posteriores, se requerirá de un control más distribuido y, por ende, de un sistema de optimización que el ordenador cuántico podría resolver. 
El experto de la NASA asegura que los ordenadores cuánticos también serían muy útiles para coordinar los trabajos de los ‘rovers’ que operan en otros planetas, como el Curiosity en Marte. Biswas dice que estos sistemas ayudarían a los ‘rovers’ a explorar, por ejemplo, diversos tipos de rocas. 
Curiosamente, las computadoras cuánticas también podrían utilizarse para desarrollar algoritmos de aprendizaje para que puedan desempeñar un papel importante en el desarrollo de la inteligencia artificial. 
Con estos grandes objetivos sobre la mesa, Biswas predice que los ordenadores cuánticos en el futuro van a comportarse como procesadores conectados a los ordenadores clásicos. “Lo cual es extraordinario”, dice el autor del artículo. “Será como darle esteroides a tu ordenador personal”, sentenció Biswas.
El tiempo del fin: Daniel 12
12  En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.
Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para verg:uenza y confusión perpetua.
Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.
Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.
Y yo Daniel miré, y he aquí otros dos que estaban en pie, el uno a este lado del río, y el otro al otro lado del río.
Y dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río: ¿Cuándo será el fin de estas maravillas?
Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas.
Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas?
El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.
10 Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.
11 Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días.
12 Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.
13 Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario