martes, octubre 04, 2016

Aitor Zárate, Consejos de un millonario atípico: "La simplicidad del primer millón".

Recuerda el día que estuviste delante del SEÑOR tu Dios en Horeb, cuando el SEÑOR me dijo: "Reúneme el pueblo para que yo les haga oír mis palabras, a fin de que aprendan a temerme todos los días que vivan sobre la tierra y las enseñen a sus hijos." Deuteronomio 4:10
Foto de portada
Agronegocios / A Aitor Zárate autor del libro "La simplicidad del primer millón" se le puede amar u odiar, pero lo que es seguro es que no deja indiferente a nadie.

7 libros en el mercado (La trampa del oso, Mueve tu dinero y hazte rico, Cambio de vida: cómo me hice rico, El factor K, Espabila y gana dinero con la crisis, La simplicidad del primer millón y En ruta con AZ) y 3 ideas emprendidas y desarrolladas (Sport Gestion, Prisma Gestion Group y FH Cambio de Vida).

Su particular filosofía de la vida y del dinero se resume a continuación (contenido extraído del libro "La simplicidad del primer millón"):

¡Tira a la basura la humildad! Pon en marcha lo que leas aquí en este libro. El resto es irrelevante. Prepárate para vivir de modo diferente a la mayoría, piensa y actúa para volver a ser nadie. Si sigues como hasta ahora, mal vas. Calcula en una hoja de papel en blanco cuánto dinero ha pasado por tus manos en tu vida. ¡No te desmoralices! Cambia tu esquema mental y conseguirás todo lo que seas capaz de imaginar. Siempre que vayas a gastar en algo piensa si es realmente lo que necesitas. No importa tu pasado, tú puedes ganar. ¡Muévete, haz caso a tu intuición y no prestes atención a los espectadores! Céntrate sólo en lo que puedas cambiar, y trabaja el desapego al resultado, siempre y en todo. Lo que más me molesta en esta vida es que alguien me descentre cuando estoy concentrado. ¡No lo hagas nunca! Graba tu eslogan en tu reloj. Céntrate y no pierdas de vista la primera fase del juego; conseguir el primer millón. El precio de la vivienda no debiera subir nunca. No lo merece. ¡Cambia de vida YA! Centra el tiro si quieres ganar dinero. Diversifica cuando llegues al primer millón. Si sabes dónde estás, el camino y el objetivo...¡Llegarás! Compra un cuaderno y escribe "El primer millón" en la portada. Busca un lugar cómodo, pon tu música preferida, aíslate de todo y de todos y escribe pormenorizadamente tu punto de partida. No olvides nada por insignificante que parezca. Recuerda, mientras traces tu punto de partida, que la ambición, a falta de una palabra mejor, es buena, necesaria y funciona. Clarifica y capta la esencia del espíritu de tu nivel de evolución. La ambición en todas sus formas: de vivir, de dinero, de amor, de saber. Una persona es lo que hace, no lo que piensa ni lo que dice que hace.

Eres el mejor producto que existe. Eres único y nunca te rindes. ¡NUNCA! Tick−tack, es el sonido de tu vida que se termina. No malgastes tiempo ni energía. ¡Gana dinero divirtiéndote! Calcula el precio por el que alquilas tu tiempo, tu ratio euro/hora. Cada vez que compres o hagas algo por dinero, calcula cuánto tiempo y energía te va a llevar conseguirlo. Ese es el tiempo que estás entregando por lo que quieres. ¡Piensa en lo que necesitas de verdad! No me hagas perder el tiempo.

Compra una agenda y un reloj digital, y úsalos para gestionar cada minuto de tu existencia. El uso del tiempo da la medida del éxito.

Toda batalla es ganada antes de ser librada. Calcula a cuánto asciende tu Gran Capital, la cifra que te permitirá no preocuparte nunca más por ganar dinero para vivir. No te marques un objetivo por encima de lo necesario, ya que no debes perder tiempo y energía en algo que no necesitas. Escribe y define con detalle cómo te ves a ti mismo siendo el ganador del juego "El primer millón". Será tu diapositiva positiva a partir de ahora. ¡Siéntete desde ya como si la diapositiva ya se hubiese hecho realidad!

Hablo de ser tan rico que no pierdas el tiempo. O millonario, o nada. Compra un paquete de post−it y comienza a rellenar tu panel PDA (PLAN−DIRECCIÓN−ACCIÓN, con su objetivo principal, de segundo nivel, de tercero, etc.) en la pared. Elige tus objetivos y no pienses en cómo vas a conseguirlos. Eso viene después.

El miedo es aire. Nunca me vengas con excusas. Márcate una dura penitencia cada vez que te sorprendas con miedo, quejándote o poniendo una excusa. Elimina lo superfluo. Un fin de semana, levántate a las 7 de la mañana, date una ducha fría, ponte ropa cómoda, desayuna ligero y comienza a tirar a la basura toda la ropa que no te hayas puesto en seis meses, libros que no te gusten, objetos inservibles, etc. Coge el teléfono móvil, abre la libreta de contactos y comienza a eliminar, uno a uno y sin compasión, todos los números inservibles y de personas que sean un obstáculo en tu carrera hacia el "Primer millón". Cuando lo hayas hecho, no vuelvas a coger una llamada de un teléfono que no tengas en la agenda. Si por casualidad te encuentras en la calle a alguno de tus "eliminados" y te pregunta por qué no le coges el teléfono, le contestas que justamente por ser él. Escribe tu "Kódigo" en una hoja en blanco, y cuélgalo junto a tu panel PDA hasta que te lo aprendas de memoria. El código no se transgrede nunca. No es cuestión de tener suficiente, es cuestión de tener lo necesario. Esto es un juego donde alguien pierde y alguien gana, siempre ha sido así. Elimina los pensamientos viejos y/o negativos y selecciona impecablemente los nuevos. Persigue obsesivamente el "K" (conocimiento) a través de la lectura y de experiencias interesantes y dáselo de comer a la mente y a tu subconsciente. El resultado será espectacular.

Piensa diferente y a lo grande, ignora a la multitud, defiende tus ideas, y olvida las viejas costumbres. Anota todas tus ideas en un cuaderno, incluso las más tontas, y arriesga como los niños. Dale a cada idea una palabra y pégala en tu panel PDA. Cuando las mires, se te ocurrirán cosas que te servirán como combustible para que tu subsconsciente te entregue nuevas ideas. Si pasa mucho tiempo en la pared sin que hayas hecho nada con ella, tírala. Nadie conoce el futuro. Eso significa que tienes las mismas oportunidades que cualquiera. Aprovéchalas. Tienes obligación de moverte. No dejes pasar el tiempo. ¡Muévete! No mañana ni la semana que viene. Hoy es el día. ¡Juega! Escribe las características que quieres que tenga tu hogar ideal, tu "madriguera", y cuélgalo en el panel PDA muy cerca de tu gran objetivo, ya que es un "post" de primer nivel.

Empieza hoy y ya a hacer ejercicio. Vigila tus comidas y no seas un "maldormido". Perfeccionismo y focus, dos palabras maravillosas. Coloca la palabra "focus" en el nivel uno de tu panel PDA y rodéalo de las acciones de entrenamiento que tendrás que realizar para mantenerte concentrado en lo que hagas el mayor tiempo posible. Si lees, apaga el móvil, no estás para nadie. Si estás con una persona, hazle sentir el más importante del mundo. Crea el hábito del "focus" para cualquier actividad. Quien espera el mañana se pierde el presente, se pierde la vida. Piensa, decide y actúa sin esperar nada de nada ni de nadie. Sigue tu plan. La comunicación es una cuestión de preguntas y respuestas y de direccionalidad. Si preguntas con dirección, exige que te contesten del mismo modo. Si te preguntan, contesta con dirección, o no contestes. Quien no actúe así, no te interesa. Hazlo así con todo el mundo. Si lo haces bien, ¡tú tienes el control!

Ante cualquier situación, pregúntate: ¿Cuál es el problema? Decide y soluciona sin parar, aunque te equivoques. Cuanto más te equivoques, más decisiones debes tomar. Si tienes dinero para comprar algo, ¿para qué quieres comprarlo? Si se desplaza, navega, vuela o es una casa, mejor siempre alquilar que comprar. La primera regla del mundo del dinero es no perder, la segunda ganar y la tercera aplicar de nuevo la primera (Warren Buffet). Olvídate de tu situación actual, coge una hoja en blanco y cuantifica con qué cantidad de gasto mensual estarías satisfecho. ¡Sé generoso! Piensa en cómo vas a gastar ese dinero con el mejor equilibrio entre ingresos, gastos, impuestos, tiempo y energía. Si te quedaste corto en el cálculo anterior, sustituye en el panel PDA el viejo "Gran Capital" por el nuevo. Elige una o varias maneras de ganar dinero. Tómate tu tiempo, planea cómo vas a convertirte en un experto, y ¡céntrate en ella!

Analiza y elige ya en qué productos vas a invertir. Luego comienza tu entrenamiento en esos productos. Nunca compres ningún producto que te ofrezca una entidad financiera. ¿Te gusta lo que haces en la actualidad, el tiempo que le dedicas, el dinero que ganas y lo que aprendes? ¿Quieres seguir trabajando por cuenta ajena toda tu vida? ¿Estás satisfecho con lo que tienes, material e inmaterial? ¿No? ¡Qué haces ahí entonces! Siguiendo a Sun−Tzu, si tu enemigo (el trabajo) es superior, evítale. Si estás enfadado (no te atreves), irrítale (prepara un plan para dejarlo). Si estás igualado (a punto de tomar la decisión de tu vida), combate (¡lánzate al cambio!). Y si no, recapacita, diseña tu panel PDA hasta que elimines el miedo y te lances.

Tonto es quien dice y hace tonterías. Nunca compres una casa como inversión, ni para alquilarla ni para venderla, ni para vivir en ella. ¡NUNCA! Si la tienes, intenta venderla. Sea como sea. Con el ladrillo, ¡tolerancia cero! Si quieres ser rico, ten liquidez. Si quieres ser pobre, ten deudas. Coloca un post−it en tu panel PDA que diga "eliminar deudas y no perder la liquidez". ¡Haz lo que quieras per observa lo anterior!

En el juego manipulas o te manipulan. ¿A qué grupo quieres pertenecer? No hagas caso a ningún broker o banco, no tienen nada que enseñarte. Prueba a gestionar tus inversiones sin ver la televisión, escuchar la radio ni leer la prensa. Nunca confíes en nadie que no haga lo que dice, y menos en el mundo del dinero. Nunca confíes en nadie que hable, analice y prediga mucho pero no gane dinero. Huye de los analistas, envidiosos y novatos. El mercado sube o baja, lo que resulta irrelevante. Lo importante es tu posición cuando eso ocurra. Coloca el post−it "inversión financiera" en tu panel PDA dependiendo de "dinero". Piensa en aprender a operar con futuros y divisas, elige cómo y con quién. Si desarrollas la habilidad de operar intradía podrás hacerlo con cualquier producto con simplicidad. Si no lo consigues, habrás aprendido un conocimiento sobre ti imposible de conseguir de otro modo. Hace ya dos años que opero sin gráficos. No, no estoy ciego. Si eres un novato, vuélvete loco con los gráficos al principio, pero piensa en el día en el que los tendrás que relativizar. Si ya tienes experiencia, relativízalos desde ya. El dominio total es inalcanzable. No lo quiero. Sólo quiero aprender y mejorar para conseguir tomar las decisiones adecuadas y gestionar el tiempo que me quede. Busca qué te apasiona y hazlo. Dedícate a ello en cuerpo y alma. Dicen que hay dos cosas inevitables: la muerte y los impuestos. Obviamente discrepo. Hay opciones para minimizar el pago de impuestos. Elige la que más te encaje, infórmate y aprende. Cuelga los impuestos en un lugar de nivel uno, alrededor de tu objetivo. ¡Prepárate para vivir al margen de la mayoría! Deselectrifícate. No quiero fama, poder ni dinero. Quiero hacer algo grande, divertido y transgresor. Hay algo que nadie me podrá quitar: lo que he hecho.

Un libro, una idea Una idea interesante de cada libro ."La simplicidad del primer millón". 

 No tengas temor de ellas; recuerda bien lo que el SEÑOR tu Dios hizo a Faraón y a todo Egipto. Deuteronomio 7:18

"Cristo viene"  
“A Dios sea la gloria, honrará y honor por los siglos de los siglos
No te olvide Cualquier información que desee saber: Hacérmela llegar, soy todo oído... 

saverinvertir@gmail.com

“Suscríbete a mi Blogs si eres tan amable y Cortez” gratuitamente, arriba a la derecha  dónde dice: SUBSCRIBIRSE VÍA E-MAIL


. Para   Recibir el mejor Contenido de Saber invertir directamente en tu Correo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario