jueves, octubre 13, 2016

Anécdota y cuentos de la historia: de personajes históricos

El que tiene cuidado de lo que dice nunca se mete en aprietos. Prov. 21:23 (VP).


El remedio para no escuchar


El escritor francés del siglo XVII, Antoine de Rivarol se encontraba en una reunión social, cuando dos señoras, que tenían fama de insoportables, se le acercaron y comenzaron a departir con él.

Rivarol pasó largo rato con ellas y no dejo de hablar ni un momento, hasta que fue “rescatado” por un amigo suyo que, extrañado por su actitud simpática y cordial con las damas, le preguntó:

-¿Cómo has podido estar tanto rato hablando con esas mujeres?.

-Ha sido la única forma de evitar el suplicio de escucharlas yo a ellas-
repuso el escritor.



Matrimonio por interés






El promotor de actividades literarias y artísticas de principios del siglo XX, Joaquín Borralleras era un habitual a las tertulias que él mismo impulsó en el Ateneu barcelonés.

Cierto día, en medio de una acalorada tertulia, uno de los tertulianos le echó en cara que se hubiera casado por interés.

Borradellas, indignado contestó:
- ¿Qué me he casado por dinero? ¿Casado por dinero? Quien se ha casado por dinero es mi mujer, que si no llega a tenerlo no se casa.



George B. Brummell, el secreto del seductor


George B. Brummell fue considerado el árbitro de la moda en la Inglaterra de finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Apodado como “Beau Brummell” (el bello Brummell) era un seductor innato.
En cierta ocasión se le preguntó por el secreto de su éxito con las mujeres, a lo que Brummell respondió:

« Es fácil. Trato a las verduleras como duquesas y a las duquesas como verduleras, y me va tan ricamente.»


Lo que molestaba a Cánovas




El presidente del Consejo de Ministros, Antonio Cánovas del Castillo, recibió a unas mujeres que fueron a pedirle un favor, al mismo tiempo que que éstas se disculpaban por ello:

- ¡Ay, don Antonio! Debe usted de estar harto de nosotras, porque no dejamos de pedirle cosas.

El político, conocido también por su fina ironía, contestó:
- Señoras, a mí las mujeres no me molestan por lo que me piden, sino por lo que me niegan. 



Montgomery, Churchill y el tabaco


El mariscal Montgomery tenía una fuerte postura antitabaco que chocaba frontalmente con la afición a los cigarros de Winston Churchill. Se cuenta que un día, Montgomery dijo a Churchill:

 Yo no bebo ni fumo. Duermo bastantes horas. Por eso estoy en forma al ciento por ciento.
Y Churchill respondió

— Yo bebo mucho, duermo poco y fumo un cigarro tras otro. Por eso estoy en forma al doscientos por ciento.




Descubridores de dinero


Durante la crisis económica de mediados del siglo XIX, un acreedor ansioso por cobrar la deuda que había contraido el gobierno con él le dijo a Ramón María Narváez, Presidente del Consejo de Ministros:

-España cuenta con hombres insignes, como Cristobal Colón, que descubrió América. ¿Por qué nadie del gobierno descubre la manera de pagarnos?

Narváez le contestó:

-Mire usted, Colón descubrió América porque había una América que descubrir; nosotros no podemos descubrir dinero porque no lo hay. 



Einstein y cómo se fríe un huevo



Durante una entrevista, un periodista le pregunto a Einstein si podía explicarle la ley de la Relatividad de una manera sencilla para poder entendela.
Einstein le contestó:

- ¿Me puede Ud. explicar cómo se fríe un huevo?.

El periodista lo miró extrañado y contestó:
-Pues, sí, sí que puedo.
A lo cual Einstein replicó:

-Bueno, pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego.



La casera de Halbey



En sus años de juventud, el escritor, novelista y dramaturgo alemán, Max Halbe tenía serias dificultades para pagar el alquiler del estudio en el que vivía.
La casera era una mujer paciente pero, un día, ya no pudo más y le dijo:

-Señor Halbe, si no me paga ahora sentiré tener que pedirle que se marche
-Mi querida señora, por favor, ¡no lo haga!- contestó muy afectado -Deje que le sugiera otro castigo: súbame el alquiler 



El sentido del humor de Emilio Arrieta


El compositor Emilio Arrieta poseía un sentido del humor a prueba de casi cualquier circunstancia, incluida la proximidad de su propia muerte.
Precisamente el día anterior a que sucediera ésta, lo pasó tumbado en el lecho, charlando despreocupadamente con varios colegas.

Llegó otro de sus amigos en ese momento y, como dicta la cortesía, le preguntó cómo se 
encontraba. a lo que que Arrieta respondió, divertido:

-Pues bastante mal, amigo mío. Tan mal me encuentro que, si al amanecer me comunican que he fallecido, no me extrañaría lo más mínimo.



La ropa interior de Gil Robles



En cierta ocasión, el Ministro de la Guerra durante la 2ª República, José María Gil Robles fue interrumpido por un contricante político que le espetó:

-¡Su Señoría es de los que todavía lleva calzoncillos de seda!
A lo que Gil Robles replicó:

-No sabía que la esposa de Su Señoría fuese tan indiscreta .



El excéntrico Mr. Gulbenkian


Nubar Gulbenkian destacó como magnate del petroleo y multimillonario pero, sobre todo, por ser un personaje de lo más excéntrico. Varias son las anécdotas que podemos encontrar sobre él….
  • De muy joven fue contratado por su padre como trabajador no remunerado. Cierto día demandó a la empresa por 10 millones de dólares y todo por que no habían querido abonarle los 4,50$ que había pagado en la cafetería al tenerse que quedar a comer al realizar horas extras.
  • Una de las frases lapidarias que dijo y quedó para la posteridad fue:
‘El número ideal de comensales para una cena es dos; yo y un buen camarero’
  • Pero el súmmun de la excentricidad fue en aquella ocasión en la que rellenando un formulario, al llegar a la casilla que le preguntaba “Posición en la vida” (“Position in life), sin inmutarse contestó:
-Envidiable






¿Quién le habría gustado ser Sr. Choate?


Joseph Hodges Choate (1832-1917), abogado y diplomático norteamericano, era también multimillonario y poseía un gran sentido del humor.
En una comida, alguien le preguntó quién le habría gustado ser, de no ser él mismo.
No dudó ni un instante y contestó:

-Mi heredero


Billy el perro de Andrew Carnegie


A principios del siglo XX, el multimillonario escocés, Andrew Carnegie sentía tal devoción por su perro que, tras perderlo a orillas del lago Michigan, acudió al periódico local para poner el siguiente anuncio:

“Se busca a un fox-terrier blanco que responde al nombre de Billy. Recompensa de mil dólares a quien lo encuentre”

Al día siguiente comprobó como el anuncio no se había publicado y Carnegie fue a la redacción a protestar, pero al llegar allí comprobó que tan solo se encontraba la señora de la limpieza:
-¿Es qué no hay nadie?- preguntó, intrigado.
-No, por lo que he oído, se han ido todos en busca de un perro blanco llamado Billy 
En ese tiempo mil dólares era una fortuna.



Puros en buena compañía



El conde Gottlieb Von Haeseler, general del ejército prusiano, era un gran fumador de puros olorosos. En cierta ocasión, se encontraba en la sala de espera del tren fumándose uno de sus cigarros puros cuando entró en la habitación otro pasajero.
Molesto por el fuerte olor del tabaco del conde, sacó uno de sus cigarros y se lo ofreció diciéndole:


-No hay nada mejor que fumarse uno de estos en buena compañía.

Von Haeseler lo cogió, se lo guardó en su pitillera y siguió con su puro.
-¿Por qué no lo enciende?- le preguntó extrañado

-Esperaré, como usted bien dice, a encontrarme en buena compañía.



La suegra de Foch



El mariscal francés, Ferdinand Foch visitaba el Gran Cañón del Colorado junto a un coronel norteamericano que actuaba de guía y acompañante.

Se pararon al borde del abismo y, cuando todos esperaban unas palabras memorables, el mariscal respiró hondo y sentenció:

-¡Ah, espléndido lugar para despeñar a la suegra de uno!



  El señor me ha mostrado el camino…y he decidido tomarlo…ahora tendré que enfrentarme a mayores y severas prueba que antes. Pero no la temo. El va siempre conmigo. Amo a Jesús más que a mí mismo. Le obedezco, a pesar de que mi cuerpo a veces teme, o no desea sufrir todo lo que vendrá. Hago esto porque no valoro mi vida sino que seguiré dondequiera que el señor me guie. El dice: ve y yo voy Y ahora no vivo como quisiera vivir, sino como el señor quiere

“He visto lo que hay en el mundo “, “y no tiene nada bueno que
  pueda ofrecerme .Jesús es mi única fuente de paz”.


 "Cristo viene"  
“A Dios sea la gloria, honrará y honor por los siglos de los siglos
No te olvide Cualquier información que desee saber: Hacérmela llegar, soy todo oído... 

saverinvertir@gmail.com

Suscribirte a mi Blogs si eres tan amable y Cortés” gratuitamente, arriba a la derecha  dónde dice: SUBSCRIBIRSE VÍA E-MAIL

. Para   Recibir el mejor Contenido de Saber invertir directamente en tu Correo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario