miércoles, octubre 19, 2016

Cómo hacer todo bien en tu vida, según Warren Buffett, el gran oráculo

Jeremías 1:15 dice “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

“¿Ha perdido los papeles Warren Buffett?” Esta es la pregunta que se hacía Nicholas A. Vardy en un reciente artículo publicado en Market Watch, en el que su autor recordaba que la última década de inversiones de Berkshire Hathaway Inc. no había sido particularmente brillante, después de que la compañía de Buffett perdiese casi 900 millones de dólares en su apuesta por Energy Future Holdings. ¿La excusa aducida por el inversor? Que no había consultado la decisión con su veterano compañero de negocios Charlie Munger, algo que reconoció como “un gran error”.


No es nada nuevo. En 2012, otro artículo publicado en Forbes se preguntaba si el Oráculo de Omaha había perdido su toque mágico. En él, David Loeper recordaba que había escrito dicho texto no para atacar a Buffett, sino como señal de advertencia a aquellos que se escudan en las decisiones del estadounidense para justificar sus inversiones más irracionales. Desde luego, hay algo fuera de toda duda: el nombre de Buffett parece estar rodeado por ese aura de infalibilidad que proporciona haber hecho miles de millones de dólares a lo largo de su carrera.

Los economistas han ocupado el lugar de los filósofos como faros de sabiduríaNo hay más que dar una vuelta por Internet para darse cuenta de que Buffett te puede enseñar cualquier cosa sobre cualquier aspecto de tu vida. Si en el pasado eran filósofos, escritores y gurús religiosos quienes eran consultados en momentos de zozobra, ahora son los triunfantes hombres de negocios como el oráculo de Omaha quienes tienen la última palabra sobre cómo mejorar nuestra vida.

El dinero, según Buffett

Como no podía ser de otra forma, la mayor parte de consejos proporcionados por el inversor atañen a la economía. Es el caso del libro El método de Warren Buffett: Estrategias de inversión del inversor más grande del mundo (Wiley), en el que Robert G. Hagstrom recoge alguna de las enseñanzas habituales de Buffett a la hora de invertir, como “comprar un negocio al completo, no simplemente sus acciones” u obviar las variaciones diarias del mercado. Al fin y al cabo, se trata de la disciplina en la que el inversor ha labrado su fama.

Incluso la propia página oficial de Buffett reproduce un documento en el que se recogen 10 maneras para hacerse rico, que de eso sabe un rato. Entre ellas se encuentran la reinversión de los beneficios; la predisposición a ser diferente; ser persistente; saber cuándo hay que retirarse; evaluar el riesgo o limitar el dinero que pedimos prestado. Conceptos muy generales, pero que han servido para engordar la billetera del inversor.

Encuentra algo que te guste hacer en la vida y no tendrás que trabajar ni un díaOtro artículo publicado en Financial Times en el que era definido como “un propietario responsable con una comprensión profunda de las necesidades de gestión de los negocios en los que invierte”, recordaba su apuesta por el desarrollo de proyectos empresariales a largo plazo, algo no demasiado habitual en el siglo XXI. Esa es la razón, aduce Buffett, por la que es preferible reinvertir los beneficios de Berkshire que repartir los dividendos. ¿Tiene que realizar el informe anual de su empresa? Aquí le explica cómo.

Si usted tiene hijos, quizá le interese saber que Buffett puede ayudarle cuanto tenga que hablar de dinero con ellos. Con dicho objetivo, el inversor puso en marcha el Club de los Millonarios Secretos (Secret Millionaires Club), dedicado al público infantil, y en el que proporciona una iniciación a la economía y el ahorro a los más pequeños. Muchas de ellas provienen de lo que su propio padre le explicó durante su infancia, como es el ahorro del dinero, no tomar decisiones con el estómago vacío (o en un momento en el que no se tiene la suficiente claridad mental) o su máxima “encuentra algo que te guste hacer en la vida y no tendrás que trabajar ni un día”.

Barack Obama impone la Medalla de la Libertad a Warren Buffett. (Reuters)

Sé mejor persona, escribe mejor, sé una gran mujer

Los consejos proporcionados por Buffett no quedan ahí. Son muchos los que se han sumergido en sus entrevistas y artículos para desenmarañar las ideas que pueden servirnos en nuestra vida diaria. Algunas presentaciones recogen hasta 25 consejos vitales proporcionados por el Oráculo de Omaha, como introducir únicamente en nuestro círculo más cercano a la gente que nos hace mejor; no preocuparse por la posibilidad de fracasar; o empezar a preocuparnos cuando todo el mundo empiece a estar de acuerdo con nosotros, puesto que es viajar por la ruta menos transitada lo que realmente marca la diferencia.

Hacer algo porque lo hagan los demás no es una razón lo suficientemente buenaLas lecciones para Buffett no sirven sólo para hombres. En un artículo previo, recogimos algunos de los que sugería a las mujeres, especialmente a aquellas que tengan que enfrentarse al mercado laboral. En resumidas cuentas, estas no debían tener miedo a hacerse visibles, por mucho que todavía tuviesen que sufrir el efecto de los espejos deformantes que algunos hombres les ponían delante.

En el caso de que tengan que agarrar la pluma, Buffett también sabe qué debes hacer (en 12 lecciones). Entre ellas se encontraban algunos refritos de anteriores enseñanzas: encuentra algo que te apasione, pues ello eliminará rápidamente a gran parte de tu competencia; no hay mejor manera de ser siempre feliz que rebajar tus expectativas; hacer algo porque lo hagan los demás no es una razón lo suficientemente buena; y, sobre todo, asegurarse de que uno se mete en la cama sabiendo un poco más que cuando se levantó.

Aprendiendo de los maestros de los maestros

El oráculo de Omaha, junto a su inseparable Charlie Munger, también tiene la clave para ser más inteligente, y ya te la contamos en un artículo el pasado mes de diciembre. En definitiva, el quid de la cuestión se encuentra en leer, leer y leer. Y, a ser posible, evitar que las opiniones de los demás influyan demasiado en las nuestras propias.

Los descendientes de Buffett también han aprovechado la reputación de su padre para contar sus propias historiasEl aura es contagiosa. Por eso, Warren Buffett no es el único que puede proporcionarnos grandes enseñanzas sobre lo divino, lo sagrado y lo económico, sino que también hay quien ha recogido las lecciones de su profesor Benjamin Graham, como en un artículo publicado en Forbes. Graham, autor en 1949 de El inversor inteligente, apostaba por ser lo suficientemente flexible como para no enfangarse en un único sector del mercado y desarrolló un sistema de inversión estratégica que tenía como objetivo encontrar acciones rentables y baratas.

Los descendientes de Buffett también han aprovechado la reputación de su padre para contar sus propias historias. El pasado año, Howard G. Buffett y Howard W. Buffett, hijo y nieto respectivamente del legendario inversor, publicaron 40 posibilidades: encontrando esperanza en un mundo hambriento (Simon & Schuster), un ensayo que sintetizaba los retos a los que el ser humano habrá de enfrentarse durante los próximos años, y que tiene como origen la decisión de Buffett (abuelo) de destinar su fortuna a la filantropía.

En el próximo artículo será tan o más interesante que este, de forma gratuita te puedes suscribir. Si quieres recibir esta serie de artículos sobre  de "Warren Buffett "…Cómodamente en tu email, suscríbtendote a nuestra lista de correo.



¿Conoces  de "Warren Buffett "  me gustaría que nos lo contaras en los comentarios de esta página o en contacto.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales. Si quieres recibir las próximas entradas suscríbete a este blogs.
Isaías 43: 18_21 

18 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.

19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.
20 Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido.
21 Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario