jueves, octubre 13, 2016

Los inversores se protegen contra los 'cisnes negros': los riesgos del mercado

Saber invertir

Proverbios 19:17 dice: “A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar. “ 

Los 'traders' de EEUU compran coberturas por el temor a la incertidumbre

En los albores de la crisis, en 2007, el investigador Nassim Taleb publicó un libro titulado El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable. En él, utilizando el símil del cisne negro, especie que los europeos consideraron "inexistente" hasta su descubrimiento en el siglo XVIII, habla de los sucesos improbables que se han dado a lo largo de la historia, que han tenido un profundo impacto y que, puestos en perspectiva, resultaron ser predecibles: por ejemplo, los atentados del 11-S.


La quiebra de Lehman Brothers en 2008 fue un doloroso ejemplo de cisne negro. Desde entonces, una de las obsesiones de los inversores ha sido predecir lo impredecible. Y ese anhelo ha puesto en el punto de mira en los últimos años referencias como el VIX o el SKEW.

El índice SKEW, calculado por el CBOE (el mercado de opciones de Chicago, que también se encarga del VIX, que mide la volatilidad del índice de referencia estadounidense) calcula, utilizando los precios de las opciones sobre el S&P 500, las posibilidades de que se produzcan caídas excepcionales en el indicador. Y mientras que su homólogo, considerado el termómetro del miedo global, está lejos de los niveles de 2008, el SKEW marcó máximos en diciembre y sigue sobre el nivel de los primeros años de crisis.
Esto implica que los traders están comprando protección en Wall Street. Y esto ha hecho saltar algunas alarmas. "La mayor esperanza que hay ahora en el mercado es que la Fed mantenga los tipos bajos y todos sabemos qué pasó la última vez. Es una realidad incontestable que la Fed no vio venir la crisis, pero otros sí lo hicieron. Así, que los traders busquen protección puede significar que se cuece algo", afirmaba hace unos días Jeff Cox, editor financiero de la CNBC.

¿Temor real o infundado?

La crisis del peso en Argentina o el choque de Ucrania y Rusia, eventos relativamente inesperados, explican en parte el nerviosismo que se percibe en las bolsas, donde se mezcla algún índice en zona de máximos con otros que dan señales de agotamiento.

Pero, ¿hasta qué punto es real el riesgo de que un evento político o económico nos lleve a una situación atípica en bolsa? El mercado "es cuatridimensional. Influyen en él los fundamentales corporativos y el análisis macro; los bancos centrales y el entorno regulatorio; los modelos de gestión, activos y pasivos; y los flujos de mercado, sobre todo los de los ETF y el high frequency trading (negociación de alta frecuencia)", enumera Juan Ramón Caridad, director académico del Máster de Finanzas FIA, que añade que "el papel que están teniendo los flujos es muy importante en este momento. Con los volúmenes que mueven los ETF, hedge funds, grandes traders, hay noticias como movimientos en los tipos que puede generar movimientos muy agresivos en el mercado".

Pero Caridad advierte de que "no hay que ver a este tipo de índices como científicos. Lo que nos dicen no es que vaya a haber un evento, sino que el mercado está siendo irracional y que en este momento sale más barato cubrirse" contra un posible evento que no hacerlo.

¿Qué puede hacer un inversor ante esta realidad? Plantearse "llevar más opcionalidad en la cartera, usar más derivados. Si el mercado es más direccional, no compensa esa estrategia, pero en momentos como éste utilizar derivados ayuda a maximizar la ecuación rentabilidad/riesgo", aclara Caridad.
Por ejemplo, en Ecotrader llevamos un tiempo preparados para un cisne negro. Tenemos una exposición a bolsa muy baja, del 26%. Y lo interesante es que buena parte de la reducción del peso de la renta variable en la cartera la hemos llevado a cabo, además, mediante coberturas: nos mantenemos cortos con derivados sobre el EuroStoxx 50 y sobre el Nasdaq 100.




 Hageo 2:7-9
7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.
8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario