viernes, octubre 07, 2016

¿Estás jugando con tu futuro financiero?

Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.
Mateo 11:28

Algunas veces pensar en vender nuestra empresa es una de las cosas más rentables que podemos hacer. Averigua por qué.
Muchos propietarios de negocios son como los jugadores que se sientan en la mesa de blackjack en un casino. Cuando a su compañía le está yendo bien, están ganando y el efectivo se está acumulando. No pueden ni imaginar alejarse y renunciar a todo el beneficio potencial. Pero un jugador inteligente sabe que es imposible vencer a la casa durante un largo período de tiempo, y cobrará mientras que esté a la cabeza. Al igual que un jugador inteligente, los empresarios deben darse cuenta de que el cobro en la actualidad mientras que el negocio esté en auge es una gran manera de vencer los obstáculos y llegar a la cima -incluso si piensan que pueden ganar más por permanecer en el juego. Lo cual no siempre es así. Entonces...

 

¿Por qué deberías vender tu empresa hoy en día, cuando crees que valdrá más mañana?


La respuesta es simple: los mercados son impredecibles. Los empleados clave pueden irse. Los clientes pueden desertar. La competencia puede intensificarse. La edad del propietario, que se enferme o se fatigue. Pues resulta que, incluso la predicción futura del negocio más exitoso a través de la actuación estelar de hoy; no es infalible.

 

Hazlo a tiempo


A principios de 2007, un empresario fue a discutir la venta de su empresa. La compañía estaba yendo muy bien, y estaba lista para un crecimiento aún mayor. Sin embargo, sobre la base de un potencial de crecimiento futuro, decidió retrasar la venta. La gran recesión golpeó, y el valor de la compañía se redujo aproximadamente un 30%. Recientemente, me llamó para decirme que ahora está dispuesto a vender su compañía, porque había vuelto por fin a sus niveles de rendimiento del 2007. Aunque con la mejora de las condiciones del mercado casi a diario, el propietario debería ser capaz de conseguir tanto o más de lo que podría haber recibido en 2007.

 

El valor del dinero es temporal


Nadie puede controlar la economía más de lo que pueden controlar las cartas que son repartidas en una mesa de blackjack. Incluso si crees que tu empresa tendrá un valor mayor mañana que hoy, y que confías en tu capacidad para mantener un crecimiento sostenido en medio de los cambios del mercado, tú debes considerar el valor temporal del dinero.
El valor de un dólar invertido en un negocio hoy en día es determinado por el riesgo involucrado en el negocio en comparación con otro tipo de inversiones. Por ejemplo, una compañía de servicios de negocios de bajo riesgo con una base sólida de clientes, un alto nivel de repetición de negocios, la competencia muy fragmentada y bajos requerimientos de capital, te enfrenta a un menor riesgo de pérdida. 
Por el contrario, un empresario de biotecnología cuya compañía está desarrollando un nuevo medicamento se enfrenta a un escenario completamente diferente. El nuevo fármaco podría ser un jonrón financiero, pero así de fácil la compañía podría fracasar si el medicamento no probara eficacia. Sólo después de exhaustivas pruebas, la aprobación de la FDA, y la inversión de grandes cantidades de capital, el propietario sabrá si el negocio es ganador. 

 

Todos los días nos enfrentamos a riesgos


Los riesgos desconocidos también pueden estar al acecho alrededor de la esquina y no se pueden predecir o controlar. Nuevos competidores pueden aparecer, tecnología nueva y cara puede reemplazar métodos probados y por último, la salud del propietario pueden deteriorarse.
La venta de la totalidad o parte de la empresa permite al propietario a tomar algunas fichas de la mesa, mientras que la compañía aún tiene un buen rendimiento y proporciona dos beneficios distintos. Asegura el futuro financiero personal del propietario a través de invertir el dinero en inversiones seguras, y se nutre de cualquier éxito en el futuro mientras la empresa crece. Incluso si la salud de los propietarios disminuye o el desempeño de la empresa disminuye, los fondos invertidos por la venta seguirán estando disponibles.

 

Vende mientras puedas


Vender por menos hoy puede ser el primer paso hacia un futuro financiero más estable mañana. 

No juegues con tu futuro financiero. Tú puedes vender y todavía permanecer en el juego.


El Señor te protegerá;
de todo mal protegerá tu vida.
El Señor te cuidará en el hogar y en el camino,
desde ahora y para siempre.

Salmos 121:7-8

No hay comentarios:

Publicar un comentario