sábado, noviembre 19, 2016

El éxito del estudiante prodigio en Wall Street se derrumba

El artículo que dedica el 'New York Magazine' al adolescente de Queens resulta ser falso

Las ganancias de 72 millones de dólares en inversiones eran una simulación

Mohammed Islam confesó todo en una entrevista con New York Observer. (Cortesía New York Observer)



La historia de éxito de Mohammed Islam en Wall Street le aguantó menos de 36 horas en pie al New York Magazine. El espectacular retorno que supuestamente había logrado el estudiante del prestigioso instituto de Stuyvesant ya fue puesto en duda por los profesionales del parqué, mientras se hacía protagonistas de los titulares de la prensa mundial, incluido EL PAÍS. Después, admitió que los 72 millones de dólares que decía había ganado no eran reales, sino una simulación que hizo con sus compañeros.

El prodigio de 17 años quedó así reducido a un mero figurante, mientras sus padres trataban de protegerlo diciendo que no era momento para entrevistas. En realidad no se hablaban con su hijo porque sabían que todo era mentira desde el principio. El centro educativo también evitó durante todo el día hacer comentarios después de que Islam apareciera en la citada revista en un artículo como ejemplo de por qué la gente ama la ciudad de los rascacielos.

La cadena CNBC fue la primera en desmontar la historia. Tenía una entrevista pactada con el estudiante y uno de sus compañeros, Damir Tulemaganbelov. Sin embargo, fue anulada y en una escueta nota el aspirante a inversor indicaba que la cifra no era del todo correcta, sin dar más detalles. La autora del artículo, entretanto, defendió la historia diciendo que había visto el extracto de su cuenta bancaria y que había una cantidad de ocho cifras.

Horas después, en una entrevista con el New York Observer, el joven iba más allá y precisaba que nunca había invertido dinero real en acciones ni en derivados. “Eran transacciones simuladas”, explicó, “aun así tuve mucho éxito y los retornos fueron increíbles, mejores que los del índice S&P500”. Islam, que hasta este lunes era el presidente del club de inversores de su instituto, apareció hace meses en una lista que Business Insider dedica a los jóvenes que hay que seguir en las finanzas.

Lo cierto es que los 72 millones eran más un rumor que corría por los pasillos de instituto que una cifra real, basado en un juego que hacían los propios estudiantes y en el que supuestamente reconocían a Islam como el "maestro". El adolescente supuestamente empezó a invertir a los nueve años. Si hubiera empezado entonces con 10.000 dólares, tendría que haber tenido un rendimiento anual medio del 200% para poder haber alcanzado esa cantidad. Con un millón de dólares, la ganancia anual tendría que haber sido del 70%.

Si su historia hubiera resultado real, habría dejado en evidencia hasta a los grandes gurús del parqué neoyorquino como George Soros o Warren Buffett. El Leaders Business Club, una organización que agrupa a jóvenes emprendedores que se adentran en el complejo mundo de las finanzas, ya pidió al joven de Queens que fuera transparente y que facilitara un informe auditado de sus retornos bajo la amenaza de apartarle del grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario