domingo, noviembre 20, 2016

Historias increíbles en el mundo de las apuestas

mexicana-Cabecera-historiasincreibles
El mundo de las apuestas, en cualquiera de sus modalidades, es fascinante. También peligroso, no lo voy a negar. De hecho, es bueno saberlo. Como todo en la vida, hay que calcular los riesgos que entrañan las distintas cosas, acciones o decisiones que tomamos. El juego es una de ellas y hoy os traigo algunas historias increíbles del mundo de las apuestas. Hay muchas y muy variopintas. Estas son solo algunas de ellas.

El ludópata que demanda al casino para recuperar su dinero.

Harry Kakavas. Uno de los empresarios con más éxito de Australia cuya fortuna la construyó vendiendo casas también era un ludópata empedernido. Se dilapidó él solito 1.500 millones de dólares en  catorce meses en el “Crown Casino” de Melbourne. Jugaba casi siempre al casi siempre al “bacará” o “baccarat”, un juego de cartas que podríamos definir, simplificando bastante, como un cruce entre el “black jack” o las “siete y media”. Lo increíble es que intenta recuperar el dinero perdido poniendo una demanda contra el casino donde el señor Kakavas iba a jugarse sus beneficios.

Alega que dicho casino sabía que él era un jugador patológico y le provocaron que jugara sabiendo su enfermedad. De momento la cosa sigue en stand by pero su abogado sigue alegando que a su representado le diagnosticaron una grave patología que le impedía tomar decisiones racionales al apostar. A este hombre se le iba un poco la cabeza. Dos ejemplos: En una de sus sesiones, de unas cinco horas y media, se dejó en las mesas 164 millones de dólares. En otra ocasión se dio el capricho de volar a Las Vegas para jugar, donde perdió cuatro millones en un solo día. Ver para creer.
kakavas
Con ocho años gana medio millón de dólares jugando al póquer online.
Vaya por delante que la siguiente historia no ha podido ser comprobada. Esto hace dudar a muchos sobre si es verídica o no pero yo os la cuento porque, cierta o no, merece ser reseñada porque de ser cierta sería para hacer una película.

Se trata de Aashish Nanak, un niño hindú que ganó medio millón de dólares jugando al póquer online. ¿Y cómo lo hizo? Pues utilizando los datos bancarios de un familiar para poder jugar. Dice su madre que su hijo juega online desde los seis años. Y se le debe dar bien porque sus oponentes le llamaban “little poker wizard” (pequeño mago del póquer). El caso es que empezó a levantar sospechas y varias veces le pidieron que autentificara su edad, cosa que obviamente no hizo y jugando, jugando llegó a conseguir más de 22 millones de rupias indias, unos 500.000 dólares al cambio. Hasta que la compañía descubrió su identidad y ahora le niega el premio al incumplir la edad mínima legal requerida para jugar.
Aashish-Nanak-01
Aashish-Nanak-02
Batiendo récords jugando a los dados.
Bienvenidos al maravilloso mundo de las probabilidades. Y es que, ¿cuál es la probabilidad de tirar un par de dados durante 154 veces y no sacar un siete? Respuesta: 1.560 mil millones. El 23 de mayo de 2009, una mujer llamada Patricia de Mauro mandó a hacer puñetas a tan maravilloso mundo en un casino de Nueva Jersey. De Mauro estuvo cuatro horas y dieciocho minutos tirando una vez tras otra los dados y no sacó un siete, batiendo todos los récords mundiales. Obviamente sin hacer trampas, claro. Más que nada, porque en el casino no son tontos y comprarían más de una vez que los dados o la mesa no estuviera trucada. Para que os hagáis una idea, hay más probabilidades de que te caiga un rayo o te toque la lotería que lo que hizo Patricia. Nunca dijo cuánto fue el dinero que ganó pero suponemos que no fue poco, ¿verdad?.
dados-01
dados-02
115 días jugando al póquer.
Decidme que no os ha pasado que os engancháis a un juego en el ordenador, la consola o lo que sea y ni os acordáis de la hora. Has empezado después de comer y cuando te quieres dar cuenta, está toda tu familia durmiendo y tu sigues con los ojos rojos que pareces zombie de tanto jugar. Ahora imaginaos que lo hacéis durante dos días seguidos. Phil Laak, reconocida estrella del póquer, jugó la partida más larga de la historia en el hotel Bellagio de Las Vegas: 115 horas, casi dos días más que el récord anterior.
Después de aquello, el señor Laak soltó: “¡Uau!, 115 horas, deberían examinar mi cabeza”.
Las reglas eran claras:  por cada hora de juego se le permitía descansar cinco minutos, acumulables a gusto del consumidor. Es decir, podía jugar durante seis horas seguidas y tomarse un respiro de media hora, que además podía utilizar como quisiera, para ir al baño, comer o incluso dormir. Estuvo sometido a controles médicos que revelaron que su temperatura y otras constantes vitales no sufrieron desviaciones peligrosas, aunque el hombre sí perdió cerca de dos kilos (de peso). Al final, gano más de 6.000 dólares que destinó íntegramente a una buena causa, un campamento de verano de ayuda a niños con enfermedades degenerativas.
Phil-Laak-01
Phil-Laak-02
El mayor perdedor de la historia de Las Vegas.
Se llama Terry Watanabe y es uno de los mayores perdedores de la historia de Las Vegas. Las malas rachas de este hombre son malas rachas pero de verdad. En total, Watanabe ha perdido en los casinos Caesars Palace y Rio unos 127 millones de dólares apostando a las máquinas. Este “pieza” se ha fundido casi toda su fortuna personal que amasó trabajando en la empresa familiar dedicada a la exportación de artículos de fiesta. Como curiosidad y en contrapunto a su ludopatía y forma de gastarse el dinero, contaros que este hombre vive en Omaha. La misma ciudad en la que vive Warren Buffet, la persona más rica del mundo, que sigue viviendo como si fuera un hombre de clase media y cuyo mayor pasatiempo es jugar al “bridge” con su amigo Bill Gates, al que va a donar toda su fortuna cuando muera. Como si el señor Gates lo necesitara. En fin.
Terry-Watanabe-01
Terry-Watanabe-02
El fundador de Fed-Ex salva la compañía jugando al póquer.
En 1971, Frederich W. Smith, fundador de la compañía de mensajería Fed-ex, se jugó el futuro de la empresa jugando al póquer en un momento en el que no andaban muy bien las cosas. Resulta que tres años después de empezar a operar, Federal Express, Fed-Ex, estaba al borde de la quiebra debido, sobre todo, al alto coste del combustible. Nadie les daba préstamos, nadie les echaba un cable y en su punto más bajo la empresa llegó a tener sólo 5.000 dólares. Cantidad que no era suficiente para cubrir los costes. La mayoría de la gente hubiera cerrado la empresa pero el señor Smith cogió esos 5.000, se fue a Las Vegas y se lo jugó al póquer. Al día siguiente la empresa tenía 36.000 dólares en la cuenta, suficiente para poder operar unos cuantos días más. Al poco tiempo, logró recaudar 11 millones de dólares para reflotar una empresa que hoy vale alrededor de los 2.000 millones de dólares.
Frederick-Smith-01
Frederick-Smith-02
En su primer viaje a Las Vegas gana más de 2 millones de dólares.
Cuando viajas por primera vez a Las Vegas sabes que vas a entrar en un casino y vas a jugar. Eso está claro. Otra cosa es el tiempo que te tires, el dinero que inviertas y si sabes retirarte a tiempo. Obviamente siempre se tiene la ilusión y la esperanza de ganar, aunque sea poco. Si no, no jugaríamos a nada, ¿verdad? Lo que no se esperaba la señorita Jessica Agbunag es que saldría millonaria de su primera visita a la ciudad del juego. Esta niñera de 24 años, fue de viaje a Las Vegas con su novio y familia en recuerdo del cumpleaños de su abuela, que era una mujer que le gustaban las tragaperras más que a un perro un hueso. Pues la abuela le dio suerte. Jugando a la “Rueda de la Fortuna” en los hoteles California y Casino en las máquinas llegó a ganar casi 2,5 millones de dólares. Poco después la buena suerte o las buenas vibraciones de la abuela volvieron a hacer que ganara el premio gordo. Hay gente con suerte.
Jessica-Agbunag-01
Jessica-Agbunag-02

No hay comentarios:

Publicar un comentario