domingo, enero 04, 2015

Los Mitos Más Famosos De Los Juegos de Azar

Los juegos de azar, como tantas otras actividades sobre las que no tenemos control, generan irremediablemente una serie de mitos y supersticiones. Cientos de cábalas y estrategias variadas son conocidas popularmente en torno a los casinos, que van desde cómo ganar a la ruleta, cómo hacer para que paguen las máquinas tragaperras y qué sucede con los verdaderos “números de la suerte”.
Todo jugador tiene alguna cábala y/o un número favorito en el que deposita las expectativas cada vez que apuesta en los juegos de azar. Las muletillas de la “suerte” pueden ser muy variadas: desde amuletos, fechas especiales, patas de conejos, o hasta alguna prenda de vestir cómo también los trucos para poder ganarle a la banca.

El juego de la ruleta siempre ha sido popular entre los científicos y matemáticos. Pero se ha comprobado que la ruleta es un juego regido completamente por el azar y no hay técnicas matemáticas o científicas, que pueden hacer que un jugador gane el juego. Aunque con la creciente popularidad del juego, los mitos también han aumentado.

“Todos los cilindros de la ruleta son iguales” es el mito más conocido y obviamente, eso no es cierto. 

Hay dos tipos de ruleta: la ruleta Americana y ruleta Europea. En la Ruleta Europea hay 37 ranuras y la ventaja de la casa es 2.7% , mientras que en la ruleta americana hay 38 ranuras y la ventaja de la casa es de 5,25% . Por lo tanto, es claro que los jugadores pueden tener probabilidades más favorables si juegan la ruleta europea.

Otro mito de este juego es que se puede ganar usando sistemas matemáticos. La ruleta es un juego de azar y no hay un patrón que establezca el comportamiento de la bola. Es un error creer que si un jugador gana en varias ocasiones, es porque está usando un sistema matemático. Ningún sistema puede hacer que un jugador gana o pierde, sólo puede aumentar sus probabilidades de ganar.

Algunos jugadores piensan que al hacer las apuestas exteriores o apostando al cero pueden aumentar sus probabilidades de ganar. Esto no es posible ya que los casinos online hacen uso de un Generador de Números Aleatorio, en el que los números son seleccionados al azar para garantizar un juego justo.

Los aficionados tienen la idea de que en todas las casillas donde la bola de plata no se haya parado, tiene mayores probabilidades de salir y por ello llevan la cuenta de todos los giros con la finalidad de hacer sus apuestas en base a este “número dormido”.

Los que por el contrario prefieran divertirse en las máquinas tragamonedas, conocen que el mito más popular es que es muy fácil ganarles a las mismas y por tanto, convertirse en millonario. Nada más lejos de la realidad. Estas máquinas están diseñadas exclusivamente para servir de entretenimiento; para ganar el gran premio es necesario ganar un jackpot progresivo millonario, lo que supone una auténtica hazaña y una gran dosis de buena suerte para el jugador.

Las máquinas son 100% aleatorias, lo cual significa que cada resultado será diferente al anterior. Las
mismas no poseen un monto fijo coordinado en su memoria para proporcionar una combinación ganadora. Una máquina nunca se recalentará, y nunca recibirás un premio basado en la cantidad que hayas apostado.

Otro rumor muy común es que las tragamonedas ubicadas en la parte delantera del casino entregarán mejores premios. Esto es completamente falso. Cada máquina está regulada, y al casino la ley no le permite alterar una máquina para ofrecerles a los jugadores máquinas más fáciles o más difíciles de vencer.

Jalar la palanca en lugar de presionar el botón da premios, es otro supuesto. Cada máquina posee un generador de números aleatorios. Esto significa que no importa lo que hagas con la máquina, ya que el GNA es el único que determinará el resultado arrojado por la misma. Una vez que se haya presionado el botón o se haya jalado la palanca, la máquina ya habrá determinado cuál será el resultado; por lo cual no habrá ninguna diferencia si jalas la palanca o presionas el botón, debido a que ninguno de ellos determinará el resultado. Los mismos se encuentran allí a modo decorativo.

Muchos jugadores de estas máquinas piensan que es posible modificar el resultado de la tirada dependiendo de la fuerza o del tiempo que se presione el botón o la palanca. En las primeras máquinas, la cantidad de vueltas que daban los rodillos sí que dependía, pero aun así nadie podía garantizar que el resultado fuese mejor debido a la dependencia del azar. En la actualidad, la máquina está configurada de forma electrónica, por lo que no afecta en absoluto ni el tiempo ni la fuerza con la que se presione el botón de acción o con la que se tire de la palanca.

El mito más popular es creer que si una de ellas acaba de entregar un jackpot (un premio grande) ya no se podrá ganar otro premio. Es bastante habitual entre los jugadores, por eso siempre es importante recordar que ante todo, los resultados son aleatorios. Sólo porque la máquina entregó un premio no significa que no podrá entregar otro nuevamente. Si un jugador acaba de ganar un jackpot, las probabilidades de ganar otro no serán diferentes a las existentes antes de haber ganado el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario