sábado, octubre 08, 2016

Volatilidad bursátil, ¿Es por los algoritmo o la crisis mundial?


EEUU  investiga si las operaciones informáticas ultra veloces son la causa de los vaivenes en la Bolsa; los trastornos se generan más por el temor de los inversores minoristas a la crisis global.
Contrario a lo que se piensa, los operadores de alta frecuencia contribuyen a combatir la volatilidad del mercado bursátil.

El mercado de valores nunca ha lucido tan trastornado, en un día el índice Dow sube y baja 500 puntos con una volatilidad sin precedentes. Los inversionistas y las autoridades reguladoras culpan a los sistemas computarizados que procesan transacciones a velocidades ultra rápidas, y que hoy dominan en los mercados de valores, representando cerca del 75% de todas las transacciones bursátiles.

La Comisión de Bolsa y Valores y la Comisión de Comercio en Futuros sobre Mercancías de Estados Unidos están investigando si son estas operaciones informatizadas las causantes de las bruscas oscilaciones, y si deben ser controladas. Los grandes gestores de capital en firmas como Neuberger Berman e Invesco sostienen que, cuando hay noticias negativas, dichas plataformas ultra rápidas ejecutan ventas como una muchedumbre en pánico, magnificando las pérdidas en los planes de ahorro para el retiro y los planes de pensiones. El presidente del fondo Investment Management Association estima que esa práctica no tiene ‘valor económico’ y ‘ordeña’ el dinero de los inversionistas.

Pero no anticipemos culpables. Resulta que los operadores de alta frecuencia o high-frequency traders de hecho contribuyen a combatir la volatilidad, a la vez que reducen los costos de negociación para los inversionistas. Estos ‘magos’ del trading automático son, esencialmente, creadores de mercado. Ellos colocan órdenes de compra o de venta para miles de acciones en varias bolsas, desde la NYSE Arca al Bloomberg Tradebook. Todo radica en la velocidad: su objetivo es comprar acciones de un fondo mutuo o un fondo de pensiones, luego vender esos activos en cuestión de segundos, embolsándose una parte del spread (la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta), que por lo general es una ganancia de fracciones de centavo de dólar por acción. “Yo diría que el auge de la transacción de alta frecuencia ha ayudado a reducir los costos de negociación en un 50% en 10 años”, comenta Michael Mendelson, socio del fondo hedge AQR Capital, con 40,000 millones de dólares (mdd) bajo gestión.

Esos centavitos de dólar se acumulan. Durante un día de transacciones en agosto, estos operadores ‘amasaron’ 60 millones de dólares en ganancias, reconoce Tabb Group, una firma neoyorquina de investigación de mercado.

Si bien grandes firmas de Wall Street como Goldman Sachs y Credit Suisse ejecutan operaciones de alta frecuencia, el campo está dominado por empresas independientes como Getco y Tradeworx, así como cientos de pequeñas corredurías equipadas con computadoras y algoritmos para competir con los gigantes. Los operadores de alta frecuencia más sofisticados generan una ganancia adicional practicando el arbitraje, pero siempre buscan vender pronto lo que compran. Eso los distingue del otro grupo de traders informatizados que son verdaderos amantes del riesgo: los fondos conocidos como ‘quant funds’ cuyas decisiones de inversión se hacen con base en análisis cuantitativo, arbitraje estadístico, valorización y momentum; éstos colocan grandes apuestas de largo plazo en compañías e índices.

¿Qué es, entonces, lo que realmente ocasiona la volatilidad actual? Es posible que tampoco sean los fondos quant. “Cuando el mercado presenta una liquidación de pánico, es más probable que estemos del otro lado de la transacción -comprando, no vendiendo-“, explica Mendelson. No, los bandazos bursátiles provienen de los gestores de dinero y de los inversionistas minoristas, que de pronto se dieron cuenta que, debido a la degradación en la calificación de la deuda estadounidense o a la inminente crisis bancaria en Europa, el mundo es más riesgoso de lo que pensaban. Es la huida de los títulos hacia el oro y los bonos la causa de esos enormes descensos. El trading de alta frecuencia en realidad limita el daño, proporcionando liquidez a los mercados como nunca la habían tenido. No confundamos las computadoras, la velocidad y los algoritmos con las secuelas del miedo.
 
 
Si te gusta: Compártela!


No hay comentarios:

Publicar un comentario