miércoles, octubre 05, 2016

Aleatoriedad, Caos y Azar en el Trading





La composición del mercado es de una naturaleza tal, que hace imposible predecir qué sucederá en el futuro. Esto es así, entre otras cosas porque el mercado está formado por cientos de miles de participantes que casan transacciones en tiempo real, y por cientos de miles de participantes potenciales que están observando el mercado y que podrían lanzarse a operar en cualquier momento.
La composición del mercado es única en cada momento: tanto por la combinación específica de participantes, como por las ideas que tiene dichos participantes y que utilizan para tomar posiciones.
La forma correcta de participar en el mercado, si tu objetivo es revalorizar tu capital, es hacerlo en aquellos momentos en los que tengas una mayor probabilidad de ganar que de perder y el objetivo del trader es aprender a identificar dichos momentos de manera precisa, y a actuar en ellos de la forma correcta. El trader utiliza su sistema de trading para identificar esos momentos, y su disciplina para aplicar dicho sistema de la forma adecuada.
Pero es fundamental comprender bien que en esos momentos lo que hay es una determinada probabilidad de que ocurra cierto acontecimiento, lo que es muy distinto de pretender saber qué es lo que ocurrirá. Por ejemplo, si lanzamos una moneda al aire sabemos que la probabilidad de que salga cara es de un 50%, y sabemos que si lanzamos la moneda cien veces, esperamos obtener unas 50 caras.  Ahora bien, la aparición de las caras, en esa serie de lanzamientos, esaleatoria, esto quiere decir que no podemos predecir si un lanzamiento individual será cara o será cruz. No hay forma de saber si la moneda que está en mi bolsillo, saldrá cara o saldrá cruz la tercera vez que la lance. Nadie puede saberlo y además, intentar predecirlo es absurdo.
Hay que interiorizar este concepto porque, si bien las personas interesadas en la Bolsa, entienden que no se puede predecir si la moneda que estamos apunto de lanzar saldrá cara o saldrá cruz, cuando participan en los mercados lo hacen con la intención de predecir el resultado individual de una operación. Al igual que sucede con cada uno de nuestros lanzamientos, sucede con cada una de nuestras operaciones en los mercados: podemos saber qué probabilidad existe de que aparezca cierto resultado, pero esto no quiere decir que podamos predecir qué obtendremos de una operación individual dado que su resultado aun no ha colapsado y está sujeto a una probabilidad.
Es necesario entender esto porque es el camino que lleva a la correcta gestión emocional en el trading. El operador que lo ha comprendido se distancia inmediatamente de la necesidad de predecir el resultado de sus operaciones. Simplemente sabe que dicha predicción es absurda. Que no se puede adivinar qué hará el mercado en una operación individual porque puede hacer cualquier cosa (y si tiene la sensación de que lo ha “adivinado”, es pura casualidad). Esta comprensión libera al trader emocionalmente dado que su operativa se centra en disponer de una ventaja estadística expresada con una mayor probabilidad de ganar en sus operaciones, siendo además que cualquier operación aislada tendrá un resultado aleatorio.
¿Para qué frustrarse, tener miedo, o ira, si el resultado de una operación individual no es predecible en absoluto? El camino hacia la correcta gestión emocional pasa por comprender este hecho, y luego centrar toda la energía en identificar esos momentos en los que hay una mayor probabilidad de ganar, y en actuar correctamente ante ellos.
El trader no tiene que adivinar nada, no se está equivocando si el resultado de una operación es negativo, y está libre de la necesidad de hacer algo imposible: adivinar el futuro. El trader tiene que centrarse en controlar su conducta y su respuesta emocional, en aplicar un sistema que le de una ventaja estadística, y en dejar que la ley de los grandes números haga su aparición.

Hageo 2:7-9
7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.
8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos. 

"Cristo viene"  

“A Dios sea la gloria, honrará y honor por los siglos de los siglos

No te olvide Cualquier información que desee saber: Hacérmela llegar, soy todo oído... 

saverinvertir@gmail.com

“Suscríbete a mi Blogs si eres tan amable y Cortez” gratuitamente, arriba a la derecha  dónde dice: SUBSCRIBIRSE VÍA E-MAIL


. Para   Recibir el mejor Contenido de Saber invertir directamente en tu Correo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario