sábado, octubre 08, 2016

Cómo los oligarcas rusos se apoderaron de la industria de los super yates



Tras la caída de la Unión Soviética en 1991, algunos rusos fueron capaces de amasar enormes fortunas ubicándose entre los hombres más ricos del mundo. Según Forbes, actualmente Rusia tiene 77 multimillonarios a pesar de la crisis económica del país. En las últimas dos décadas estos oligarcas rusos han sido fundamentales para el desarrollo de la industria náutica, estableciendo una nueva referencia de lo que significa un mega yate.


En 1990 el mundo de los súper yates estaba principalmente dominado por las familias reales del Medio Oriente y magnates griegos como Stavros Niarcho (encargó el Atlantis y el Atlantis II). El barco Prince Abdulaziz de 147 metros, propiedad de la familia real saudí, fue en su momento el yate más grande del mundo.
A finales de 1990 y principios del 2000, la industria de los mega yates comenzó a pasar a manos de los mega ricos rusos y los multimillonarios estadounidenses de la tecnología. Desde 1992 al 2005, 20 súper yates de más de 80 metros de longitud fueron entregados, superando los 19 mega yates distribuidos entre 1865 y 1992.
 
Entre estos nuevos mega yates se incluyen el famoso Octopus de Paul Allen, Rising Sun de David Geffen y Radiant de Borís Berezovski. También se hizo muy famosa la súper flota de Roman Abramovich, que consistía en los yates Sussurro, Ecstasea, Le Grand Bleu, Luna, Pelorus y Eclipse.


La crisis financiera del 2008 afectó a la industria náutica con fuerza, sobre todo las ventas de los barcos de pequeño y mediano tamaño. Cuando muchos pensaron que el mundo de los mega yates también colapsaría, continuó su crecimiento exponencial. Entre el 2008 y el 2016, otros 48 mega yates se han construido, duplicando la cantidad de yates con más de 80 metros de longitud entregados en décadas anteriores.
Incluso se comenzaron a construir barcos privados más grandes como el Eclipse de 162.5 metros entregado a Abramovich en el 2010. Este crecimiento en tiempos de incertidumbre se debió a la proliferación de los oligarcas rusos.
 
Serene fue el primer barco construido por Ficantieri y fue ordenado por Yuri Sheffler antes de venderlo a un comprador del Medio Oriente en el 2015. En el 2008, el año de la recesión económica, Alisher Usmanov recibió el yate Dilbar de 110 metros.


Después, muchos pensaron que la industria de los mega yates finalmente colapsaría con la crisis económica de Rusia. Sin embargo, la demanda de estas enormes embarcaciones no mermó. En el 2014, el Quantum Blue de 104 metros fue entregado a Sergey Galitskiy y Viktor Rashnikov compró el  Ocean Victory de 140 metros.
En el verano del 2016 un nuevo Dilbar, que ahora se especula es el yate más grande del mundo en tonelaje puro, fue proporcionado a Usmanov. En cuanto a la marina de Abramovich, ahora está distribuida entre varios propietarios rusos luego de que el dueño del Chelsea FC vendiera algunos de sus juguetes.

La industria de los mega yates sigue en crecimiento, y mantenemos la esperanza de que pronto podríamos presenciar un yate de 200 metros.
Estos son algunos de los yates más avanzados y líderes de la industria que han sido encargados por oligarcas rusos en las últimas dos décadas.

Eclipse (162.5 metros) – Roman Abramovich


Photo by Julien Hubert
El yate de 162.5 metros fue construido por Blohm & Voss en el 2010 y obtuvo el título del yate más grande del mundo hasta el 2013, cuando el Azzam de 180 metros se ubicó en el trono. A pesar de que no fueron revelados todos los detalles del barco, se sabe que su interior cuenta con diseños de la firma londinense Terence Disdale Design. Se especula que el Eclipse cuenta con un sistema antimisiles de grado militar, está blindado, e incluso las ventanas son a prueba de balas. Tiene tres helipuertos, un teatro privado y un gimnasio.

Dilbar (156 metros) – Alisher Usmanov


Photo by @superyachts_gibraltar

El yate más grande del mundo en volumen, el Dilbar de 156 metros fue entregado a Alisher Usmanov en mayo del 2016. Lurssen mantuvo total confidencialidad en cuanto a las características del mega yate, pero sabemos que el diseño exterior es autoría de Espen Oeino y los interiores de Andrew Winch. También se sabe que el barco tiene un casco de acero y una superestructura de aluminio. El oligarca ruso tiene otro súper yate de Lurssen, el Ona de 110 metros, que antes tenía el nombre de Dilbar (en su primera versión).

Ocean Victory (140 metros) – Viktor Rashnikov



Entregado por Fincantieri en el 2014, Ocean Victory fue diseñado por Espen Oeino. Propiedad de Viktor Rashnikov, el buque tiene capacidad para 36 personas, cuenta con 6 piscinas que se extienden a lo largo de 7 cubiertas, una lancha de 14 metros, dos helipuertos y un amplio spa.

A (119 metros) – Andrey Melnichenko



M/Y A, propiedad de Andrey Melnichenko, ahora se encuentra a la venta. Fue construido por Blohm & Voss en el 2008. Diseñado por Philippe Starck es capaz de acomodar a 14 personas en 7 camarotes de lujo, y también tiene espacio para una tripulación de 42 personas. El segundo súper yate de Melnichenko está actualmente en construcción en Alemania. Es un barco de 142.8 metros llamado S/Y A. De acuerdo al Daily Mail la elaboración de este barco tiene un costo de $450 millones (€400 millones).

Madame Gu (99 metros) – Andrei Skoch



Según Forbes Rusia, el súper yate de 99 metros pertenece a  Andrei Skoch. Madame Gu fue construido por Feadship en el 2015 y entregado después de cuatro años de construcción. Andrew Winch es el responsable del diseño exterior y a De Voogt le corresponde la arquitectura naval. Tiene capacidad para 12 personas en seis cabinas. Los cuartos de la tripulación están compuestos por 18 cabinas para 36 miembros. Este súper yate tiene motores MTU de 3,600kW que proporcionan una velocidad máxima de 24 nudos y una velocidad crucero de 22 nudos.

Palladium (95.15 metros) – Mikhail Prokhorov



Con un original diseño de Michael Leach, el Palladium le pertenece a  Mikhail Prokhorov. Este yate de 95.15 metros fue construido por Blohm & Voss en el 2010. Tiene casco de acero y superestructura de aluminio.

Nirvana (88.5 metros) – Vladimir Potanin


Construido por Oceanco en el 2012, Nirvana fue la estrella del Monaco Yacht Show debido a sus características revolucionarias. Propiedad de Vladimir Potanin, el yate cuenta con un diseño interior temático de selva. También alberga dos piscinas, un spa y amplios lugares de descanso. Diseñado por Sam Sorgiovanni, este barco tiene un alcance transpacífico y una velocidad máxima de 19.5 nudos. Nirvana llegó a estar a la venta en 199 millones de euros ($223 millones), pero la venta nunca ocurrió ¿Será que Vladimir no quiso compartir este yate con su ex esposa y por eso desapareció tras 30 años de matrimonio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario