miércoles, agosto 31, 2016

Bonos. (Obligaciones) 1. – Introducción.


De todo esfuerzo se saca provecho; del mucho hablar, solo miseria. Prov. 14:23 (VP).

Imagen 1. Las obligaciones americanas son las más negociadas en los mercados.
     Los bonos, (obligaciones) son un instrumento financiero que en los mercados suele ser considerado uno de los más importantes junto con las acciones. Últimamente se habla muchísimo sobre los bonos estatales, sobre la crisis de la deuda y sobre el alto rendimiento de las obligaciones en algunos países európeos. Conocer las obligaciones (bonos), su funcionamiento, y el mercado de las obligaciones, es deber de cada inversor aunque no esté interesado en poseerlas directamente. En este serial sobre obligaciones os explicaremos qué son las obligaciones, como podemos comprarlas, como podemos especular con el cambio de su rentabilidad, que tipo de obligaciones hay, cual es la situación actual y como conocer una burbuja en el mercado de obligaciones.
¿Qué es la obligación (bono)?
     Para saber que son, podemos imaginarnos que somos prestamistas. Ahora imaginemos que viene una persona (deudor) y quiere que le prestemos dinero. Haremos con él un acuerdo especial: Le prestaremos dinero para 10 años y nos prometerá que cada año nos pagará un interés por ejemplo del 3%. Y al final del préstamo (después de 10 años) nos devolverá la suma prestada. Este acuerdo entre el prestamista y el deudor puede ser registrado en un papel (que puede parecerse a un billete – véase la imagen 2). Este papel al igual que los billetes representa un valor. Este papel posibilita al prestamista desprenderse de la deuda de manera fácil. Puede vender este valor a cualquier otra persona. Así que el deudor en este acuerdo es siempre el mismo, mientras que a lo largo de su deuda puede tener varios acreedores diferentes.
Imagen 2. Obligaciones americanas T-notes de 1812.
     Este valor tiene en el mundo de los mercados financieros un nombre especial: bono (o también obligación). Los bonos tienen varios términos que hay que saber:
Cupón: Es el interés que el deudor paga cada año o cada 6 meses (puede ser diferente según el tiempo del bono).
Rendimiento: El rendimiento de los bonos está representado por el interés. Cuanto más alto es el interés, tanto más rentables son los bonos. Y tanto más obtendrá el acreedor.
Valor facial: (Valor nominal) Es el monto de capital del bono. Cuando el acreedor presta 100 mil dólares al deudor, puede ser emitido un bono con valor facial de 100 mil dólares.
Madurez: La madurez de los bonos representa el vencimiento de la deuda. Cada bono se emite a un cierto tiempo (la mayoría tienen un vencimiento de 2 - 30 años). Cuando pase este lapso de tiempo, el bono caduca y el deudor tiene que devolver el valor facial al acreedor.
Bono versus Obligación: En España se utiliza el término bono para denominar los valores de deuda pública que tienen una corta madurez. Mientras las obligaciones se denominan obligaciones de un mayor lapso de tiempo.
El Tesoro en España emite:
Bonos a 3 años.
Bonos a 5 años.
Obligaciones a 10 años.
Obligaciones a 15 años.
Obligaciones a 30 años.
     Por ejemplo en Estados Unidos la palabra bono (en inglés Bond) se utiliza para las obligaciones de largo tiempo (US T-Bonds tienen una madurez de hasta 30 años). En nuestro serial vamos a usar los dos términos sin darle la importancia a la diferencia (bono = valores de vencimiento de corto espacio de tiempo, obligaciones = valores del vencimiento de largo espacio de tiempo).
BONOS DEL ESTADO.
     Los bonos del Estado, representan la forma más importante con la que los estados consiguen el crédito. La mayoría de los países funciona con el déficit de las finanzas públicas. Es decir… cuando los ingresos del Estado son menores que los gastos. Este déficit hay que cubrirlo con este tipo de instrumentos: Los bonos que emite el Estado y que suelen tener un rendimiento bajo. El estado así consigue el crédito para cubrir su déficit por un precio relativamente bajo (intereses bajos) y los inversores conseguirán un deudor relativamente seguro.
     En la imagen siguiente (imagen 3) os mostramos cómo funcionan los bonos. Digamos que el estado emite el 1.7. 2010 bonos a 3 años por un valor de 100 millones de euros a un interés del 3% del valor total  (100 millones de euros) y paga al inversor cada año un cupón (interés) de 3 millones de euros. Al final, el estado le devolverá al inversor el valor prestado: 100 millones de euros.
Imagen 3. El sistema de pagos entre el inversor y el estado.
     Al final, el inversor ganará 9 millones de euros. Estos 9 millones de euros que pagará el estado, más bien podríamos decir que lo pagarán los contribuyentes. Cuando la economía crece, el estado no tiene problemas con el pago de su deuda. Sin embargo, si la economía deja de crecer o incluso se contrae, los estados suelen pagar sus deudas con nuevas deudas, esto puede generar una espiral de deuda inagotable. El ejemplo actual que mejor representa esto último es Grecia.
La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más. Prov. 15:1 (VP).

"Cristo viene"

Quiere información para construir un sitio como este gratis, para llevar el evangelio al mundo…

“Suscríbete a mi Blogs si eres tan amable y Cortez” gratuitamente, arriba a la derecha  dónde dice: SUBSCRIBIRSE VÍA E-MAIL

. Para  que reciba cada artículo que se publica y todas las informaciones que necesite. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario