domingo, marzo 05, 2017

Cómo ganar una discusión de manera inteligente según Gandhi


“Los sabios suelen ser humildes y los necios, petulantes".

En el libro: La librería de los finales felices se dice (cito de memoria): No discutas con un idiota, porque te llevará a su terreno y te ganará por experiencia».

Es sólo cuestión de coger las palomitas y esperar sentados porque el espectáculo queridos amigos llegará tarde o temprano.

Recuerdo muy bien a ese estudiante de Derecho que me sacó de quicio tantas veces, pero ahora puedo redibujarlo en mi memoria con otros colores; pues después de entender las causas de Gandhi, el hombre menudo de sonrisa perpetua, pude comprender por qué me causaba tanta furia escucharlo. Ya que todo lo que él era yo jamás lo fui, todo lo que él tenía a manos llenas yo jamás lo conocí. De hecho, no he conocido a nadie más en mi vida que responda con tal inteligencia y la vez nobleza.

Estábamos comiendo en el comedor de la Universidad de Londres, donde yo impartía clases de Derecho, cuando él intentó sentarse al lado mío.

— ¿Qué no entiendes que los pájaros y los cerdos no pueden sentarse a comer juntos?, le dije sin piedad alguna para alejarlo de mi mesa.

—No se preocupe profesor, yo me iré volando, me respondió con una sonrisa.
Mucho tiempo me arrepentí de haber reaccionado como lo hice, pero hoy sé que a Gandhi no le causé ningún daño, realmente sólo me lastimé a mí. Además, ardí en cólera y decidí vengarme como si se tratara de un juego entre chiquillos donde alguno nunca puede aceptar la derrota, pero me fue imposible calificar con una mala nota la última prueba de Gandhi, pues sus respuestas fueron más que perfectas. Mi última carta fue hacerle esta pregunta antes de entregarle su examen calificado:
“Sr. Gandhi, si usted va caminando y sobre la calle ve un paquete abandonado en el que dentro encuentra una bolsa que desborda sabiduría y otra repleta de dinero, ¿cuál toma?”.

No tardó más de un segundo para contestarme con toda tranquilidad:

—La que contiene dinero, por supuesto.

—Yo en su lugar hubiera tomado la que traía montones de sabiduría, ¿no cree?, le respondí con una voz ventajosa, a lo que él volvió a contestarme las palabras exactas para que yo rompiera en histeria.
“Cada uno toma lo que no tiene”. Al escucharlo responderme indiferentemente con esa oración, tome mi marcador y escribí en letras grandes “idiota” sobre la primera hoja de su examen. Quedaba claro que yo mismo había irrespetado mi labor como profesor y que la rabia me había rebasado en todo sentido, pero el día que entendí por fin de qué se trataba eso que Gandhi hacía y en consecuencia provocaba en mí, fue cuando minutos después de aquel incómodo momento el estudiante se acercó a mí para decirme: “Profesor, usted me firmó la prueba pero olvidó agregar mi calificación”.

Las mejores 7 frases de Gandhi



“Para mí siempre ha sido un misterio cómo los hombres pueden sentirse honrados por la humillación de sus congéneres”.
“El hombre debe elegir entre dos caminos: el que va cuesta arriba o el que va cuesta abajo; pero como en su interior tiene una bestia, elegirá más fácilmente el que va cuesta abajo antes que el que va cuesta arriba, especialmente cuando el camino cuesta abajo se le presenta adornado con bellos ropajes. El hombre capitula fácilmente cuando el pecado se le presenta envuelto en el ropaje de la virtud”.

“Si estás en paz contigo mismo, todo lo relacionado con tu persona estará bien, aunque todo parezca ir tremendamente mal. Y al contrario, si no estás en paz contigo mismo, todo lo relacionado con tu persona estará mal, aunque parezca ir bien”.
“La esposa no es la esclava del marido, sino su compañera, su colaboradora y una pareja equitativa en todas sus alegrías y pesares… tan libre como el esposo para elegir su propio camino”.
“Guardarás el honor de tu esposa y no serás su dueño, sino su verdadero amigo. Considerarás sagrados su cuerpo y su alma, igual que confío en que ella considerará tu cuerpo y tu alma. Con este fin, tendrás que vivir una vida de oración y trabajo, de simplicidad y de autocontrol. Ninguno de los dos considerará al otro como objeto de lujuria”.
“Mis privaciones, mi ayuno y mis oraciones sé que no tienen ningún valor si confío en ellas para reformarme. Pero tienen un valor inestimable si representan, como espero que lo hagan, el ansia de un alma que se esfuerza por reposar su cansada cabeza en el regazo de su creador”.
“No existe el gandhismo, no quiero dejar ninguna secta tras de mí. No pretendo haber originado ningún principio ni doctrinas nuevas. Simplemente he intentado a mi modo aplicar las verdades eternas a nuestra vida diaria y a sus problemas”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario